¿Qué es la paroxetina?

2013/04/f929f_paroxetina_default

Paroxetina es el nombre químico de este medicamento que se usa principalmente para tratar cuadros de ansiedad, depresión y trastornos de pánico

El nombre comercial de la droga original es Aropax® (Paxil® en EEUU). Pertenece a una familia de fármacos denominados colectivamente “Inhibidores Específicos de la Recaptación de Serotonina” (IRS). Se llaman así porque aumentan la cantidad de serotonina disponible en las sinapsis (uniones de comunicación entre células del sistema nervioso) que usan esa sustancia para comunicarse entre sí. Una teoría sugiere que en la depresión hay un déficit de serotonina y por lo tanto este medicamento corregiría parcialmente ese déficit.

La paroxetina tiene una vida media (el tiempo necesario para que el organismo se deshaga de la mitad de la droga presente en el cuerpo) de unas 24 horas, así que siempre es posible dar el agente una sola vez al día. Todo antidepresivo requiere hasta 4 semanas para empezar a actuar. Esto no quiere decir que no pueda actuar antes; significa que si eso no ocurre, debe “dársele una oportunidad” hasta 4 semanas desde el inicio del tratamiento antes de aumentar la dosis o cambiarlo.

¿Qué estudios debo realizarme antes de saber si puedo tomar esta medicación?

El perfil farmacológico de paroxetina es lo suficientemente benigno como para que su médico decida, sobre la base de su cuadro clínico y sin la ayuda de estudios complementarios de laboratorio o imágenes, si esta medicación le ayudará.

¿Qué posibilidades hay de que mejore con este agente?

Se calcula que en el caso de la depresión, aproximadamente un 65% de personas tratadas con este agente mejoran significativamente (sus síntomas disminuyen por lo menos a la mitad, o remiten totalmente). El porcentaje varía si la indicación para el uso de paroxetina es otra. Sea cual sea el diagnóstico, la eficacia aumenta cuando este fármaco se combina con psicoterapia orientada a tratar el problema que motivó el tratamiento.

¿Qué pasa si no mejoro después de 4 a 6 semanas?

Depende de cuál es su diagnóstico. Si está siendo tratado/a por depresión y ha estado usando 20 mg, un aumento de la dosis tiene escasas posibilidades de ser efectivo y por lo general conviene cambiar de antidepresivo. Si usted está tomando paroxetina por un trastorno de ansiedad, deberá verificarse la correcta aplicación de terapia cognitivo-conductual; si ésta se considera apropiada, es práctica común aumentar paulatinamente la dosis de paroxetina hasta un máximo de 60 mg al día (siempre en una sola toma diaria).

¿Qué efectos adversos puedo esperar?

La paroxetina, como otros IRS, puede causar (y causa con relativa frecuencia) una variedad de efectos adversos. Sin embargo, ninguno es irreversible (desaparecen al discontinuar el agente o bajar la dosis) ni amenazante para la vida, y sólo en algunas oportunidades obligan a suspender el tratamiento. Conviene que consulte a su médico y lea el prospecto del producto, pero por su frecuencia conviene mencionar aquí afectos adversos como los dolores de cabeza, dificultades sexuales (retraso en alcanzar el orgasmo y cambios en el apetito sexual en ambos sexos, más raramente dificultades con la erección en los varones), el temblor de manos, la intranquilidad (o, en algunas personas, la sedación excesiva), el malestar gastrointestinal o las diarreas.

Estoy tomando otros medicamentos. ¿Puedo tomar además paroxetina?

La paroxetina es bastante segura combinada con otros agentes. El principal problema potencial es el retardo de la eliminación de otros medicamentos que, si se acumulan demasiado, pueden traer problemas (la paroxetina se elimina a través del hígado, y muchos otros medicamentos también se eliminan allí, así que ambos agentes pueden competir entre sí y acumularse).

Algunos pocos ejemplos (pregunte a su médico si está tomando alguno de ellos) son los antidepresivos tricíclicos, los beta-bloqueantes, y los bloqueantes cálcicos. Nuevamente, aún así estos agentes pueden darse a la vez en la mayoría de casos con el monitoreo adecuado.

Una importantísima excepción son los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAOs, que incluyen a Parnate, Cuait D, Implicane, y Stelapar No. 1 y No. 2). La fluoxetina no puede darse sino hasta dos semanas después de suspendido un IMAO. Similarmente, un IMAO no puede darse sino hasta 8 semanas después de haber suspendido la paroxetina.

 

 

Lucia Masajia

Un equipo de profesionales de la salud a tu servicio

One Comment

  1. ineedmoretool

    08/04/2013 at 09:06

    csm la WEÁ BUENA!