¿Cómo relajar a un niño?

como relajar a un peque

Si el niño es muy pequeño, habrá que enseñarle a relajarse como si fuera un juego y habrá que adaptar el lenguaje a su edad. Los padres, o cualquier otra persona adulta, pueden ayudar palpando las zonas del cuerpo que van enumerando. Ofrecemos un texto indicativo para niños de alrededor de siete años:

Ahora vamos a hacer una experiencia que te va a resultar muy agradable. Tienes que ayudarme para que el experimento nos salga muy bien. Tiéndete sobre la espalda y cierra los ojos. Estate muy tranquilo, muy tranquilo, y a ver si eres capaz de no moverte en todo el rato. Escucha mi voz y concéntrate en las partes del cuerpo que yo te voy señalando. Verás qué agradable va a ser la experiencia. Respira por la nariz. Muy bien, sigue respirando así, tranquilamente y por la nariz. Lo estás haciendo muy bien. Ahora piensa en los pies y las piernas. Siente los pies y las piernas. Se aflojan, se relajan; siéntelos flojos, están muy flojos, relajados, más y más relajados, más y más relajados. Los músculos de los pies y de las piernas se sueltan, se aflojan, como los de un muñeco de trapo. Se sueltan y te pesan, están muy sueltos y pesan. Muy bien, lo estás haciendo muy bien. Sigue así, tranquilito y relajado. Ahora siente el estómago y el pecho. También sientes que se aflojan, que están más y más sueltos, relajados, relajados, relajados. Cada vez te sientes más relajado y agradablemente pesado. Estás muy a gusto, muy a gusto. Ahora concéntrate en la espalda, los brazos y los hombros. ¿Verdad que puedes hacerlo? Claro que sí. Siente cómo se aflojan también todos los músculos de la espalda, los brazos y los hombros; están más y más relajados, más y más relajados, más y más relajados. Todo va muy bien. Estás sintiéndote muy a gusto y tranquilo. También se relajan los músculos del cuello. Siente cómo se ablandan; están flojos, blandos y suaves. Muy bien. Ahora llegamos a la cara. La mandíbula está relajada; los labios, sueltos y blandos; las mejillas, flojas y abandonadas; los párpados y el entrecejo, muy relajados, muy relajados. Todo tu cuerpo se encuentra tranquilo, relajado, muy a gusto; tranquilo, relajado, muy a gusto. Cada día que hagamos esta experiencia te vas a sentir mejor, más tranquilo y contento, más tranquilo y contento, más tranquilo y contento. Lo has hecho muy bien. Ahora, respira profundamente, varias veces. Mueve lentamente las manos, los pies, las piernas, los brazos, la cabeza. Muy bien, muy bien.

Lucia Masajia

Un equipo de profesionales de la salud a tu servicio